Yo soy cubano, por lo tanto merezco libertad

fernandoc

Soy cubano, merezco libertad. Esa frase debería ser el primer gesto público que el presidente de USA pronuncie en Cuba. Con esa frase emularía al icónico presidente Kennedy cuando visitó Berlín y pronunció “Ich bin ein Berliner” (Yo soy un berlinés). En recuerdo al alarde orgulloso “civis romanus sum” de hace más de 2 mil años, cuyo significado último es soy un ciudadano libre y merezco respeto y disfrute de libertad. América, los ciudadanos USA hacen alardes de que viven en una tierra de libertades y de que van a cualquier parte del mundo para defender esa libertad.

“Soy cubano libre” nos correspondería decir a todos cuando vemos a Cuba sumida en la esclavitud. Usurpado el poder por un dictador y su familia. Por un régimen exitoso en su aniquilamiento de voluntades y supresión de la libertad de todo un pueblo. Fidel Castro y su grupo han hecho de Cuba un reducto carcelario y suplantación del libre pensamiento.

Siguiendo con el discurso de Kennedy, sobre el Berlín comunista, podemos decir que hay mucha gente en el mundo que dice no comprender cuál es la gran diferencia entre el mundo libre y el mundo comunista, ¡¡dejad que vayan a Cuba!! Algunos dicen que Fidel es un héroe moderno; ¡¡dejad que vayan a Cuba!! Algunos dicen que es verdad que el comunismo es un sistema diabólico pero que permite progreso económico. ¡¡Dejad que vayan a Cuba!! Castro ha llevado a Cuba a vivir la gran satrapía caribeña. Una ofensa contra toda la humanidad.

Los dominicanos creíamos que Trujillo era “la tragedia sangrienta del Caribe”, pero no, Fidel Castro lo ha opacado. Castro en Cuba es “El Gran Dictador”. El Patriarca que parece nunca morirá, ni de vejez. Los medios cubanos acaban de informar en éste febrero inusualmente frío para el Caribe “…El líder de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz, fue elegido hoy delegado al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, que se celebrará en abril de este año. Por votación unánime…” ¿A que parece un chiste?, pues no, eso está pasando en Cuba ahora. Y a esa Cuba irá el presidente estadounidense Obama a pronunciar discursos elogiando a los Castros y olvidando el horror; el horror de vivir sin libertad.

La salud de Fidel Castro ha ocupado los medios desde hace tiempo; pero muchos esperan, como yo, que al igual que muchas tragedias griegas, la tragedia Fidel termine con el protagonista cayendo desde el páramo de la gracia y muriendo, junto a una ajustada proporción del elenco protagónico. Mientras Fidel siga vivo pocos cambios se pueden esperar en Cuba, pues él es la raíz de todos los males.

Vía elCaribe

About the author

Partido político dominicano fundado el 10 de mayo del 1973.

Deja un comentario